Blog

“El Bar” Barcelona es el nuevo proyecto del chef Xavi Lahuerta. Situado en pleno centro de la Ciudad Condal, este restaurante ofrece una cocina contemporánea utilizando una materia prima de calidad mediante elaboraciones tradicionales, cuidando el producto por encima de todo y mimando todos los detalles: desde la preparación hasta la presentación de los platos.

El equipo de “El Bar” Barcelona lo forman profesionales de la hostelería comprometidos con el buen gusto e ilusionados en que sus comensales vivan una experiencia memorable y disfruten tanto de la cocina como del servicio, en una atmósfera elegante y relajada como la que se vive en este establecimiento. Encontramos a Xavi entre fogones para saber sobre su trayectoria profesional:

· ¿Cómo decidiste que la cocina iba a ser tu futuro? ¿Cuáles fueron tus pasos?

En mi infancia, viendo cocinar a mis dos abuelas, entendí la importancia que la gastronomía iba a tener en mi vida. Y emprendí un camino apasionante. Para ello, tomé una de las mejores decisiones de mi vida que fue formarme con grandes profesionales. Llegar hasta ellos no fue fácil. Tuve que trabajar de una forma muy disciplinada y siendo muy constante… y eso que en mis comienzos nunca imaginé lo que me quedaba por descubrir. Pero a la vez era muy emocionante formar parte del mundo de la gastronomía.

· Como eres un chef acostumbrado a los proyectos, ¿qué nuevo reto ha supuesto para tí la apertura de tu propio local?

Ha sido una decisión muy meditada, conocida solo por mi entorno inmediato, y que tomé hace bastante tiempo. Ahora lo pienso y sé que era una consecuencia lógica por el trabajo que había desarrollado tiempo atrás como ha sido, por ejemplo, la creación de una marca gastronómica propia, llamada ‘Sotarrel’ y de un espacio gastronómico llamado ‘Alehop’ que me ayudan igualmente a potenciar mi proyecto, que es mi restaurante.

En “El Bar” ofrecemos un concepto de cocina inspirada en la misma ciudad de Barcelona con registro de identidad culinaria de “Cocina Catalana”. La carta se adapta en todo momento a los reclamos gastronómicos de la sociedad actual, creando un concepto de versatilidad para los gustos de nuestra clientela -sin distinguir su procedencia- pero a la vez adaptada a nuestro cliente local. La fusión de estos dos ingredientes, y nuestro afán de superación e integración de culturas, es lo que ha provocado que llegara el momento de aportar a Barcelona un nuevo proyecto gastronómico que hemos afrontado con mucha ilusión y muchas ganas.

No obstante, la apertura de mi propio negocio lo sigo compaginando con viajes por todo el mundo donde voy invitado para participar en charlas y coloquios o, incluso, a impartir formación en forma de talleres, catas y showcooking.

· ¿Qué piensas sobre la actual generación de chefs?

Estamos viviendo un momento muy dulce en todo lo relacionado a la gastronomía. Está de moda en parte gracias a los programas de televisión y/o a las redes sociales. Incluso, muchos de estos programas han alzado a chefs hasta entonces desconocidos a unos niveles que nunca se hubieran imaginado.

Las nuevas generaciones de jóvenes que quieren seguir esta profesión son privilegiados observadores y muchos de ellos serán los grandes chefs del futuro con la gran diferencia existente respecto a generaciones anteriores que no han tenido el privilegio de poder gozar de la información y formación que se ofrece ahora con tanta facilidad. Si me permitieran un consejo, les diría que no pierdan el norte de lo que es la realidad culinaria, que no se embriaguen de las mieles del éxito porque esta, la mía, es una profesión muy dura.

· Bajo tu punto de vista, ¿qué no puede faltar en un buen restaurante?

Una atmosfera confortable sin ninguna duda. Y eso se logra con un gran equipo de profesionales en plantilla, un equipo capaz de trabajar en armonía para ofrecer grandes momentos a los clientes. Es el conjunto del equipo de sala y del equipo de cocina los que harán gozar al cliente. Estos convertirán un simple almuerzo en una experiencia inolvidable. Y eso mismo es lo que hará a los clientes volver y repetir. Es la llamada “fidelización del cliente”.

· ¿Cuál de los platos de “El Bar” Barcelona se identifica más con tu cocina?

Al aportar una sensibilidad propia, en “El Bar” Barcelona se caracteriza cada plato por una razón gastronómica. Pero, ya que me preguntáis, mencionaré algunos de ellos que identifican la forma de entender nuestra cocina: Pan del Forn Sant Josep con “Oro Líquido” extra Virgen, Higos Pasos con jamón ibérico y emulsión de cobre; Croqueta de pollo rustido; Steak tartar al estilo de Xavi Lahuerta; Rigatoni con bisque de bogavante y queso gratinado; Tinta negra (calamar relleno); Canelón a la tradición con foie de pato; Mar y montaña (pollo de Pagés con bogavante); Turbot salvaje a la brasa con sanfaina; Carro de quesos afinados con pan rústico; Pan con chocolate y aceite de oliva Verdal; Espuma de crema catalana o nuestro Caótico de cítrico.

· ¿Cuál es tu plato favorito en tu casa?

En mi local, sin duda, el Tinta Negra (calamar relleno) que introduje en la carta y no ha salido debido por la demanda que tiene. Es un plato que está teniendo una gran aceptación y del que me siento especialmente orgulloso.